Jonathan's Blog (Español)


Finalmente me animé y lo hice…

Por mucho tiempo me pregunté si valdría la pena crear un blog. Me planteaba si daría resultado la inversión de tiempo que me llevaría, si alguien lo leería, y si sería capaz de actualizarlo con frecuencia. Todas estos pensamientos estaban en mi mente y me intimidaban al momento de dar el salto.   

Solía acontecer que cada vez que iba a una iglesia a predicar, el pastor tomaba mi primer libro y hablaba de cómo había impactado en su vida. Ya no es así. En este punto, la primera cosa que mencionan es que me siguen en Facebook y que les encantan mis payasadas y mi personalidad. Mi vida ha cambiado.

Un mentor que tengo me dijo recientemente que yo podría cambiar el mundo a través de Facebook. Ahora bien, no estoy tomando esa palabra en un sentido completamente literal; pero me he dado cuenta que a través de las redes sociales puedo tener un tremendo impacto en la vida de la gente que quizás nunca conozca en persona. Sin importar si es un amigo de Facebook en Saskatchewan, Canadá o Cape Town en Sudáfrica, creo en ser intencional en alcanzar y tener impacto en el mundo a través de la tecnología. Sé que la oración anterior podría sonar como un cliché de cualquier ministerio de medios de cualquier iglesia. Mi excepción es que veo que la gente es impactada cuando un líder está dispuesto a ser transparente y accesible.

Y esos son los principios que estoy dispuesto a seguir.