Blog de Jonathan (en español)


Jesús no era socialista

Este blog no quiere decir que esté apoyando a ningún candidato en particular. 

Muchos cristianos, especialmente los adolescentes de 40 años de edad –junto con aquellos que viven en economías socialistas–, creen que Jesús era socialista. Quiero tomarme unos minutos para demoler este mito actual. Este no es un trabajo exhaustivo, y no tengo el tiempo para enfocarme en escribir uno, pero el mito es tan obvio que no debería tomar demasiado tiempo desmantelarlo. Sin preocupaciones.

1. Dios diseñó el capitalismo en la teocracia de la nación de Israel del Antiguo Testamento. El concepto de responsabilidad financiera personal y de propiedad privada en la versión del capitalismo que Dios instituyó, tenía ciertos controles y equilibrios incorporados en el sistema. Esto incluía una red de seguridad para que los pobres salieran a recoger comida de los bordes de los campos del granjero. Era capitalismo, pero un poco más compasivo que el capitalismo en bruto. 

 2. 11 de las 39 parábolas de Jesús eran sobre dinero. Habló literalmente sobre este asunto más que sobre el cielo o el infierno en conjunto. Después del Reino de Dios, el dinero era el tema sobre el que más habló.

Este es un pasaje asombroso:

“Seis días antes de la pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos. Y le hicieron allí una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con él. Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume. Y dijo uno de sus discípulos, Judas Iscariote hijo de Simón, el que le había de entregar: ¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres? Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella. Entonces Jesús dijo: Déjala; para el día de mi sepultura ha guardado esto. Porque a los pobres siempre los tendréis con vosotros, mas a mí no siempre me tendréis.” Juan 12:1-8.

3. Jesús tenía un tesorero y suficiente dinero como para ser robado sin que los demás discípulos lo notasen.

4. Jesús no se ofendió por la propiedad personal de María, que fue utilizada como ella quiso en vez de gastarlo en los pobres.

5. ¡¿Dónde está el ultraje moral socialista de Jesús sobre el cuidado de los pobres, siendo su máxima prioridad el dinero?! ¿Cómo pudo haber sido tan insensible al decir: "Siempre tendrán a los pobres entre ustedes"? ¡Esto no encaja con la mirada moderna de Jesús, que lo versiona como un hippie con sandalias!

Jesús fue capaz de proveer a una tripulación de doce para viajar a tiempo completo por 3,5 años y tenía financieros privados:

“Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios, y los doce con él, y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios, Juana, mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, y otras muchas que le servían de sus bienes.” Lucas 8:1-3.

6. Muchos han tratado de decir que la Iglesia primitiva era socialista porque algunos vendieron sus propiedades y las llevaron a los pies de los apóstoles; pero el dinero no fue dado al gobierno para que sea redistribuido, y no fue algo obligatorio. También en los siguientes versículos leemos acerca de Ananías y Safira, quienes mintieron sobre la venta de su propiedad, y Pedro dice:

“Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios.” Hechos 5:4.

Incluso Pedro no era socialista y no tuvo expectativas socialistas hacia los cristianos primitivos.

 

Hay innumerables argumentos en contra que pueden ser planteados, sacados de contexto y apropiados indebidamente, pero no puedo ahondar en cada pasaje en este momento.

 

En pocas palabras, Ronald Sider escribió “Cristianos Ricos en la Era del Hambre” (1977) y convenció a incontables jóvenes cristianos del movimiento de la Gente de Jesús de que Jesús era un socialista. Entonces David Chilton, teólogo y economista entrenado, escribió una refutación devastadora: "Cristianos Productivos en la Era de los Manipuladores de la Culpa". (1981) Ronald Sider incluso expresó que estaba equivocado después de que el libro de Chilton fuera publicado, pero el daño del libro de Sider ya había sido hecho. Ahora tenemos una generación confusa de jóvenes cristianos que han sido confundidos por las instituciones de la época y nosotros, el ministerio quíntuple de la iglesia, debemos dirigirnos a estas falsas doctrinas (Efesios 4:14).

 

Jesús no era socialista.

 

P.D: Para ser claro: el capitalismo se define como "un sistema económico y político en el que el comercio y la industria de un país son controlados por propietarios privados con fines de lucro, y no por el Estado".

Mientras que el socialismo se define como "una teoría política y económica de la organización social que defiende que los medios de producción, distribución e intercambio deben ser propiedad o regulados por la comunidad en su conjunto".

De acuerdo con estas definiciones simples, se puede afirmar que hay pruebas muy fuertes para afirmar que las enseñanzas de Jesús son de naturaleza capitalista

Por ejemplo:

“Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.
A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.
Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos.
Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos.
Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.
Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.
Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos.
Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.
Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos.
Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.
Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo.
Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí.
Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.
Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.
Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.” Mateo 25:14-29.