Blog de Jonathan (en español)


Un ambiente de escritura

 

Muchas veces me piden consejos para escribir.

En lo personal, he encontrado que los elementos más importantes en el proceso de la escritura son el ambiente correcto y la preparación. A continuación, voy a compartir algunos de estos elementos. Sé que la personalidad juega un rol muy importante y quizás estos consejos no apliquen para todos de la misma manera.

 

Un ambiente limpio.

Me distraigo fácilmente en el desorden. Si mi escritorio está patas para arriba, debo limpiarlo antes de enfocarme en escribir. Si estoy en un ambiente desacomodado, me siento abrumado. La solución más rápida para mí es estar en un ambiente limpio y ordenado, tal como una cafetería o un restaurante.

 Sin internet.

Facebook, Gmail y otras distracciones de internet tienen la capacidad de atraparme. Sí, hay un tiempo para usar la internet para hacer investigaciones, pero uno debe ejercer un gran dominio propio para solamente consultar la Biblia sin distraerse y terminar mirando videos de gatitos en YouTube.

 Sin celular.

Los mensajes y llamadas pueden interrumpir y terminar con un buen fluir de la escritura. Tómate tu tiempo de escritura en serio y trátalo con respeto.  

Sin música/television.

Por muchos años pensé que la música me ayudaba a relajarme, y que por eso me ayudaba a escribir. Con los años me di cuenta que esto simplemente no es verdad. Deja las distracciones de lado si vas a valorar tu tiempo de escritura. (Las excepciones son la música clásica completamente instrumental o el jazz, que de hecho aumentan tu CI).

 Ten a mano los libros necesarios.

 Es algo menor, pero molesto, estar en la cafetería y listo para escribir y de repente darte cuenta que no tienes los libros de referencia de los que quieres citar. Yo sugiero poner todos los libros necesarios en una bolsa mientras estás trabajando en un proyecto. Esto facilita llevarte los libros cuando prefieres escribir lejos de casa.

Usa BookGem.

Si vas a transcribir citas de libros, te recomiendo comprar este pequeño gadget de Amazon.com. Yo llevo el mío en mi mochila todo el tiempo y es maravilloso para usar al momento de transcribir.

Cafeína y comida, tus amigos.

 Estar dormido y con hambre ¡no te inspirará!

Ve a dar un paseo.

 La regla #1 en el libro Brain Rules (de John Medina, un biólogo molecular), es que nada pone a tu cerebro a funcionar mejor que el ejercicio. Oxigenar la sangre alimentará a tu cerebro y a tu proceso de escritura. Sugiero que camines 30 minutos al aire libre con o sin música (yo prefiero la música). Puedes llevar un cuaderno para anotar tus pensamientos acerca de la escritura mientras caminas. No envíes mensajes o hagas llamadas en este tiempo. Concéntrate en relajarte y en enfocarte.

Vístete bien.

Esto quizás te suene raro, pero todos los libros acerca de trabajar desde casa aconsejan mantener una rutina en donde tengas horarios establecidos para levantarte, ducharte, desayunar, vestirte para trabajar, y comenzar a trabajar. Esto te obliga a mantener una mentalidad de trabajo, incluso cuando no salgas de casa. Encuentro sabiduría en seguir al menos un parte de este consejo. Me encuentro mucho más concentrado para escribir si estoy vestido para el día, en vez de estar en pijamas en mi sofá.

 Abre un solo documento.

 Otra regla del libro Brain Rules es que ningún cerebro humano está diseñado para ser multitasking (i.e. hacer muchas actividades al mismo tiempo). El cerebro solo puede enfocarse en una sola cosa a la vez, siempre. Lo que pareciera ser multitasking o multitarea es simplemente el cerebro cambiando todo su enfoque de una tarea a la otra, y otra vez volviendo a la primera tarea en un momento del tiempo. La mejor manera de escribir es evitando que tu cerebro cambie el enfoque. Cierra todas las ventanas y documentos de tu computadora y simplemente trabaja desde un solo documento para mantenerte enfocado.

 

 

Si no sigues estas reglas, esto es lo que muy probablemente te sucederá: te sentaras en tu computadora con páginas de internet abiertas en tu email, Facebook, listas para hacer, Amazon y calendarios. Una vez que hayas perdido 30 minutos, decidirás relajarte poniendo algo de música en iTunes, pero mientras acomodas tu escritorio, te das cuenta que tienes impuestos que pagar y otras cartas sin abrir. Una vez que terminas de revisar tu correo, sientes que tu estómago ruge y te vas a la cocina a prepararte un sándwich. Cuando regresas, abres un documento en Word y comienzas a escribir. Luego de ir varias veces ida y vuelta a tu biblioteca, estás listo para transcribir algunas citas. Diez minutos después y luego de usar mucha cinta adhesiva, creas tu propio sostén para libros y comienzas a escribir. El sándwich y en intento de soporte para libros que acabaste de hacer, te dejaron un poco cansado, así que vuelves a la cocina para prepararte un café. Luego de responder los mensajes y las llamadas que recibiste durante este tiempo, finalmente estás listo para escribir, pero quieres estar más cómodo así que te diriges a tu sofá con tu mantita y ahora te dices a ti mismo que sí estás listo. (Solo te tomó dos horas, pero estás a punto de ser una máquina de escribir… no, mentira). Sí, esto es una gran exageración, pero cualquier escritor puede confirmar que han tenido días como el que acabo de describir.

 

No, no te he dado consejos acerca de cómo crear una buen contenido de escritura, pero el ambiente y la preparación te harán dar grandes avances en la dirección correcta.